miércoles, 1 de junio de 2011

La fundación de El Hatillo

El Rey Felipe V de España emitió una Real Cédula, que permitía emigrar a América a aquellas personas que así lo desearan. La llegada de familias canarias, marca el nacimiento de una sociedad que huía tras 7 años de hambruna y pestes. Fue la fertilidad de las tierras hatillanas uno de los principales incentivos, para motivarlos a escogerlas como hogar, ya que la gran mayoría eran agricultores de oficio.
De León, García, Pérez del Castillo, Guevara, Fagúndez, Galindo, Marrero, Viana, y Montilla son entre otros los principales apellidos de la época.
Baltasar De León García, octavo hijo del capitán Francisco De León, participa con su padre y sus hermanos en el muy recordado movimiento agrario contra los abusos y el monopolio de la Compañía Guipuzcoana. Razón por la cual fue apresado y llevado a Cádiz a cumplir condena en la prisión del Arsenal de La Carraca. Allí muere Don Francisco víctima de una epidemia de viruelas.
Baltasar luego de cumplir su pena llega a Caracas, busca la casa familiar de la plaza de La Candelaria, la cual encuentra arrasada por orden de la Justicia Real y con una humillante inscripción pública, que ordenaba derribarla y sembrarla de sal como castigo a los De León por rebeldes y traidores a la Real Corona.
En vista de ello decide ir a Panaquire, pensando encontrar amigos, ya que el pueblo fue fundado por su padre, pero temerosos de sus ideas subversivas le negaron apoyo. Se retira a un lugar montañoso cercano a Caracas y adscrito a los indios mariches.Donde se habían asentado 180 familias de origen canario labradores como él y decide llegar al sitio conocido como Jatillo, o Hatillo una deformación lingüística de “hato pequeño”.

Al llegar a los caseríos, De León fue bien recibido por familiares y amigos que lo aceptaron casi de inmediato como dirigente nato. Luego solicita al Obispo Diez Madroñeros, con el apoyo de lugareños, permiso para construir la hoy Capilla de El Calvario, en honor a Santa Rosalía De Palermo y como agradecimiento por librarlo de morir de viruelas. Esta capilla vino a resolver la falta de sede religiosa puesto que sólo contaban con ermitas. Se edificó en bahareque y techo de palmas, de una sola nave con un portón en su fachada principal .Esta se encuentra dos niveles por encima del resto de las edificaciones, creando una línea natural divisoria entre el casco central de El Hatillo y el barrio El Calvario.En 1766 se envía un documento a Diez Madroñero Obispo de Caracas, solicitando permiso para dedicarla a Santa Rosalía de Palermo, patrona de las pestes, quien le había salvado de contraer la viruela en Cádiz.

Don Baltasar, de acuerdo con el resto de los pobladores puso todo su empeño en hacer de El Hatillo una población independiente de Baruta y pasó varios años tratando de lograrlo.
Hace 227 años en que gracias a su gestión, el 12 de junio de 1784, el gobernador Manuel González y el Obispo Márquez, declararon oficialmente la autonomía de El Hatillo, ante los habitantes allí reunidos. Queda pues fundado por Don Baltasar De León, como consta en el acta la elevación a Parroquia y su separación de Baruta, documento que se encuentra en el archivo del Arzobispado.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada